Las cloacas> Como EEUU usaba Terrorismo y Amenazas para entrar España en la OTAN

De izquierda a derecha, Leopoldo Calvo Sotelo, José María Aznar (anfitrión del encuentro), Adolfo Suárez y Felipe González, fotografiados en el Palacio de la Moncloa con motivo del 20 aniversario de las primeras elecciones democráticas tras la Guerra Civil. Esta reunión de los cuatro presidentes del Gobierno se celebró el 13 de junio de 1997. Foto: Gorka Lejarcegi.

En 2022 el gobierno español hace todo lo posible para suministrar armas pesadas a Ukrania, arriesgando la guerra Nuclear. Todavía no sabemos porque. Los políticos españoles corruptos siempre han traicionado a sus ciudadanos a EE. UU. por dinero e influencia. En el caso de Canarias ordenaron el asesinato de Antonio Cubillo, líder del movimiento Canarias Libres (MPAIAC), crimen que luego fue

Antonio Cubillo

admitido. Cubillo sobrevivió, pero nunca volvió a caminar. El ataque a Cubillos coincidió con el acuerdo secreto de ingreso en la OTAN, aunque sólo el 18% de los españoles se mostró a favor. La CIA se había infiltrado en Canarias Libres (MPAIAC), que frenó inmediatamente sus acciones y se disolvió, una vez que EE.UU. tuvo el acuerdo de la OTAN con los políticos españoles. Esto a pesar de que MPAIAC estaba disfrutando de un éxito diplomático sustancial en ese momento, especialmente dentro de la Organización de Naciones Africanas. Cubillo fue atacado solo cinco días antes de que hablara en Nueva York en el Comité Especial de Descolonización de la ONU. Todavía no sabemos qué efectivo, propiedades y poderes cambiaron de manos.

bandera de Canarias

La amenaza: ‘O te unes a la OTAN o hacemos Canarias independientes’ -Por Kahlil Wall-Johnson

7 de junio de 2022 Por Kahlil Wall-Johnson del orinocotribune via thefreeonline

Una entrevista reciente con el expolítico español José Manuel Otero ha revelado más detalles sobre la entrada de su país en la OTAN y da fe de la política de doble juego del Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Antes de la absorción de España en la OTAN, Otero fue ministro de la presidencia y luego ministro de educación. Según una reciente entrevista que acordó con el medio español 20minutos, la decisión de su país de entrar en el tratado estuvo dictada por una amenaza implícita del gobierno de Estados Unidos: “o te unes a la OTAN o hacemos Canarias independientes”.

..sólo el 18% de los españoles estaban a favor de la adhesión de España a la OTAN, mientras que el 52% se opuso y el 30% no contestó.

Como reconoció Otero al principio de la entrevista, antes de incorporarse oficialmente a la OTAN en 1982, España ya llevaba más de 20 años “indirectamente integrada” por acuerdos militares y económicos con EE.UU.; acuerdos que se remontan a 1953 cuando el Pacto de Madrid marcó el final del aislamiento internacional del país posterior a la Segunda Guerra Mundial. En palabras de Otero, “la OTAN, al final, fue Estados Unidos”.

Sin embargo, Adolfo Suárez, el primer presidente del Gobierno de la monarquía constitucional española tras el régimen franquista, se opuso mucho más a entrar en la OTAN que sus sucesores, incluidos los que representaban nominalmente a partidos socialistas.

En cuanto al propio Suárez, se postuló en lo que se recuerda como una plataforma de centro a centro-derecha, con la ahora disuelta alianza Unión del Centro Democrático (UCD). Sin embargo, bajo Suárez, España incluso asistió a la VI Cumbre del Movimiento de Países No Alineados en 1979 en Cuba, como invitado, por primera vez.

En este sentido, el testimonio de Otero ha arrojado luz sobre las presiones concretas que llevaron a España a incorporarse formalmente a la OTAN en medio de las tensiones de la Guerra Fría. Según él, la Unión Soviética, bajo el liderazgo de Leonid Brezhnev, estaba muy preocupada por la posible entrada de España y había abandonado toda esperanza de que el PSOE ayudara a la expansión del socialismo, ya que la URSS estaba principalmente preocupada por evitar la incorporación de España al tratado atlantista. .

Curiosamente, Otero ha afirmado que el proceso de incorporación a la OTAN se aceleró cuando la inteligencia española detectó un aumento de la actividad en el Movimiento para la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC), poco más de un año después del recién nombrado soviet. El embajador en España, Sergey Bogomolov, se había reunido con él y Suárez para persuadirlos de que se abstuvieran de ingresar en la OTAN.

Según Otero, en este momento, las autoridades españolas tenían pleno conocimiento de la existencia de MPAIAC. Ciertamente, en ese momento, el movimiento había estado llevando a cabo constantemente varios ataques por mes desde su ráfaga inicial de 11 ataques durante noviembre de 1976, que incluyeron bombardeos, amenazas de bomba y vandalismo. Alega que se encontró entre las víctimas de uno de estos ataques; un atentado fallido contra la vida de Adolfo Suárez durante su mandato. Sin embargo, hasta el momento el autor de este artículo no ha podido determinar a qué ataque MPAIAC se refería Otero.

Después de que Suárez le preguntara su opinión sobre el asunto, Otero afirma que le dijo al primer ministro: “No creo que nuestros servicios secretos, tal como están hoy, tengan la capacidad de descubrir secretos estadounidenses. Tiendo a pensar que los estadounidenses están enviando un mensaje propio a través de sus canales. Eso quiere decir que es como si nos mandaran una carta diciendo: ‘o os unís a la OTAN o independizamos Canarias’”.

Como se mencionó anteriormente, los primeros ataques oficiales de la MPAIAC fueron los de noviembre de 1976. Posteriormente, y hasta noviembre siguiente, promediaron poco más de cuatro ataques por mes.

Por lo tanto, cuando Otero se refiere a un repunte decisivo en la actividad del MPAIAC, “aproximadamente un año después” de la reunión de Bogomolov, debemos suponer que se refiere al período que va de noviembre de 1976 a febrero de 1978, ya que estos cuatro meses registraron 13, 15, 11 y 8 ataques, respectivamente.

A partir de este momento, el proceso de entrada formal en la OTAN fue acelerado, a pesar de que, según encuestas de El País, sólo el 18% de los españoles estaban a favor de la adhesión de España, mientras que el 52% se opuso y el 30% no contestó.

Según Otero, la secuencia de los hechos fue la siguiente: en 1978, el sábado siguiente a que el entonces ministro de Asuntos Exteriores Marcelino Oreja declarara públicamente ante el Senado que España ingresaría en la OTAN el 9 de marzo, el embajador español en Argel notificó a la gobierno central que Antonio Cubillo había sido acuchillado por dos cuchillos a sueldo.

Luego, el gobierno argelino, que antes había apoyado a Cubillo, cerró La Voz de Canarias Libres (la emisora ​​de radio de la MPAIAC), algunos colaboradores fueron juzgados y, como dijo Otero, “nunca más supimos de la MPAIAC”.

Además, la frecuencia de los ataques después de la declaración pro-OTAN de Oreja a principios de marzo coincide con una pausa abrupta en la actividad de la MPAIAC (marzo y abril vieron uno y tres ataques, respectivamente), y poco después, la organización casi desapareció.

De manera similar, los cuatro ataques que tuvieron lugar después de que Oreja comprometiera oficialmente a su país a participar en la OTAN fueron un “artefacto simulado”, una “alerta de bomba falsa” o un “artefacto sospechoso”. Si bien los ataques de este tipo eran comunes antes del anuncio de Oreja del 9 de marzo, fueron superados en número por los bombardeos, incendios provocados y robos reales.

De hecho, nunca se habían producido más de dos falsos ataques de este tipo uno tras otro, y se organizaron en una proporción de menos de uno a cuatro, en comparación con los ataques reales contra personas o propiedades.
Febrero-abril Ataques MPAIAC.

Sin embargo, incluso podría decirse que los ataques de la MPAIAC se habían vuelto menos frecuentes antes del intento de golpe a Cubillo y la desintegración de la organización que siguió rápidamente.

Es decir, el momento en el que los ataques se vuelven más raros e inofensivos corresponde más bien a finales de febrero y principios de marzo, precisamente cuando el Gobierno español tenía previsto anunciar su voluntad de incorporarse a la OTAN.

Además, después de que se llevara a cabo la última serie de bombardeos el 25 de febrero, los últimos seis incidentes del MPAIAC fueron todos falsas alarmas sin daños resultantes.

En cualquier caso, desde la perspectiva del testimonio de Otero, no es necesario señalar el anuncio de Oreja del 9 de marzo como la fecha a partir de la cual EE. UU. habría respondido a la aquiescencia de España atenuando la amenaza MPAIAC. Seguramente es seguro suponer que el eje EE. UU.-NAT0 estaba al tanto de la decisión de España sobre el tema de la OTAN antes del anuncio del 9 de marzo, ya que se informa que Oreja admitió los canales secretos que mantuvo con los funcionarios de la OTAN.

Del mismo modo, en cuanto a las actividades finales de MPAIAC, uno se pregunta si podría haber alguna explicación alternativa para las seis falsas amenazas consecutivas.

Además, también debemos recordar que este intento de asesinato se llevó a cabo solo cinco días antes de que Cubillo hablara en Nueva York en el Comité Especial de Descolonización de la ONU, y MPAIAC estaba disfrutando de un éxito diplomático sustancial en ese momento, especialmente dentro de la Organización de Naciones Africanas. Unidad.

El destino de Antonio Cubillo
Desde entonces, el gobierno español ha sido considerado oficialmente responsable del ataque a Cubillo, después del cual nunca volvió a caminar. Es más, según La Vanguardia, a su regreso a Canarias, incluso ganó una demanda contra el gobierno español en 2003, lo que le convertía en la única víctima del terrorismo de estado reconocida legalmente por tal delito, por el que recibió 150.203 euros en concepto de compensación. Casi diez años después, falleció en 2012 a la edad de 82 años.

Sin embargo, en otra entrevista con La Nueva España, Otero sostiene que “no creo que haya sido alguien del gobierno español quien intervino allí (en el atentado)”. Asimismo, según el artículo de La Vanguardia, uno de los dos españoles que confesaron el crimen se identificó como “un soldado del FRAP [Frente Patriótico Revolucionario Antifascista de España] con la misión de matar a un agente de la CIA (Cubillo)”.

CONTENIDO RELACIONADO: La historia fascista de la OTAN

Sin embargo, se reconoce ampliamente que José Luis Espinosa Pardo, quien fue considerado responsable del crimen, fue un policía español que se había infiltrado en varias organizaciones como el FRAP, el Partido Comunista de España (PCE) y la MPAIAC, solo por mencionar algunas. . Desafortunadamente, a los 90 años, murió junto con muchos de sus secretos, pocas semanas antes de que El Confidencial lo entrevistara.

Asimismo, el propio Cubillo sabía que sus asesinos estaban convencidos de que era un agente de la CIA y ha negado categóricamente estas acusaciones. Sin embargo, dado el historial de EE. UU. en el uso de movimientos secesionistas para ejercer presión sobre gobiernos extranjeros, ciertamente parece plausible que EE. UU. estuviera al menos aprovechando los éxitos diplomáticos de MPAIAC, que tanta preocupación habían causado en Madrid, como un medio para asegurar que España cumplimiento.

Para oscurecer aún más las cosas, también se dice que los servicios secretos alemanes y franceses estaban interesados ​​en sacar a Cubillo de la escena. Además, tras el fallido golpe, Cubillo (secretario general del MPAIAC en el ti

yo) fue expulsado formalmente de lo que quedaba del movimiento. Curiosamente, los remanentes del grupo atribuyeron la desintegración de la organización al comportamiento de Cubillo, afirmando que, antes del ataque, había comprometido las identidades de los operativos de MPAIAC e incluso había orquestado ataques contra miembros disidentes. También citaron sus vínculos excesivos con extranjeros, e incluso afirmaron que había hospedado a José Luis Espinosa Pardo, el agente español que presuntamente contrató a los asesinos fallidos, en su casa en varias ocasiones.

Con respecto a Otero, su negación de la participación de España en el intento de asesinato es congruente con su descripción del intento de asesinato de Cubillo y la subsiguiente represión del MPAIAC, que presenta como el resultado implícito de la aquiescencia de España a la entrada en la OTAN, y no como el resultado de la contrainteligencia española. Sin embargo, dado que el gobierno español finalmente admitió estar detrás del ataque, debemos digerir tanto la narrativa oficial como el testimonio de Otero con un saludable grado de escepticismo; solo podemos anhelar las piezas faltantes que, como él dijo, “no puedo revelar por ahora”.

Durante este tiempo, ambas grandes potencias aparentemente vieron los numerosos movimientos secesionistas periféricos que amenazaban la unidad territorial de España como una carta a jugar en sus esfuerzos por mantener al país dentro o fuera de la OTAN. En concreto, en 1979 apareció un artículo de Newsweek en el que se afirmaba que la URSS había ofrecido ayuda a Marcelino Oreja para resolver el problema de ETA a cambio de la no entrada en la OTAN. Sin embargo, el artículo no mencionaba sus fuentes, y la embajada soviética en España negó inmediatamente la afirmación.

Los socialistas españoles
Debido a la postura del electorado español sobre el tema, el PSOE (que sucedió a los gobiernos de la UCD de Suárez y Leopoldo Calvo-Sotelo) se vio obligado a presentarse como reacio a unirse a la OTAN, solo para luego dar marcha atrás en estas promesas y hacer acuerdos a puerta cerrada. Así, Felipe González, el primer ministro del mencionado gobierno del PSOE, convocó el referéndum de 1986 para detener la entrada de España en la OTAN, solo para cambiar su posición cuando se llevó a cabo el referéndum.

Sin embargo, el tramposo más desvergonzado no es otro que Javier Solana que, como secretario de información y prensa del PSOE, organizó una multitudinaria vigilia nocturna contra la entrada en la OTAN. Sin embargo, cuando llegó el referéndum de 1986, se declaró a sí mismo a favor de la entrada y descaradamente pasó a ser secretario general de la OTAN, ocupando numerosos puestos de alto rango en la Unión Europea, presidiendo la intromisión de la UE y EE. UU. en Ucrania y apoyando a Colin Powell. notorio discurso del Consejo de Seguridad de la ONU sobre las armas de destrucción masiva en Irak.

Pablo Iglesias ondea la bandera canaria antes de abandonar todos sus principios para acceder al poder

Es cierto que el PSOE ha sido una organización comprometida desde el principio, recibiendo el apoyo de las potencias occidentales preocupadas por la formidable fuerza del Partido Comunista Español durante la llamada transición del país lejos del régimen franquista. Así, desde muy temprano, el PSOE rechazó sus raíces marxistas y optó por posiciones más moderadas, mientras buscaba presentarse como la verdadera izquierda.

Como escribió Alfredo Grimaldos en La CIA en España, la llegada al poder de Felipe González con el PSOE en 1982 fue “diseñada y controlada por la CIA para mantener su control sobre España”. En este sentido, el comportamiento del PSOE debe considerarse un rasgo endémico del partido frente a una degeneración respecto a un pasado más idílico.

De hecho, gracias a los documentos desclasificados de la CIA, ahora es un hecho que el PSOE, prácticamente desde el primer día, estuvo detrás de la guerra sucia contra ETA en las regiones vascas del norte de España y el sureste de Francia. El partido también ha ayudado a la CIA a transportar detenidos a la Bahía de Guantánamo al permitir que los vuelos de entrega de la CIA reposten en los aeropuertos españoles. Mientras que los cables de WikiLeaks han confirmado que, durante la guerra de Irak, el PSOE ayudó a encubrir el infame asesinato a tiros de periodistas por parte de las fuerzas estadounidenses, que incluía al periodista español José Couso, cuyo hermano es ahora un feroz crítico de la política exterior estadounidense.

A día de hoy, el PSOE sigue siendo un socio fiable del intervencionismo estadounidense, siempre al servicio de las ambiciones estadounidenses en América Latina, al tiempo que ofrece sus cuadros a la maquinaria burocrática UE-OTAN.

Por ejemplo, Josep Borrell, el actual alto representante de la Unión Europea, es otro político de carrera del PSOE convertido en peón en la capitulación de la UE ante los intereses estadounidenses.

Especial para Tribuna Orinoco

KWJ/OT/SL

El franquismo, el PSOE y una inédita conspiración contra el MPAIAC canario

por .naiz.eus 2019 AZA. 25 por Unai ARANZADI

El 17 de febrero de 1972, el Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario (MPAIAC) dijo mediante un comunicado interno que el ex combatiente republicano Juan Tavira Golas era un agente del franquismo infiltrado en sus filas.

Décadas después, la desclasificación de un cable estadounidense revela que en 1975 esta persona se ofreció a Washington para bloquear la ayuda de Argelia en el proceso descolonizador impulsado por el MPAIAC. Y no es todo. Una ficha encontrada en la Fundación Pablo Iglesias asegura que era militante del PSOE desde 1962.

Antonio Cubillo, líder del MPAIAC.
Antonio Cubillo, líder del MPAIAC.

Uno de los cables desclasificados por el Departamento de Estado de los Estados Unidos en el año 2006 ha pasado totalmente inadvertido para periodistas e historiadores. Bajo el título de «Conversación con líder del movimiento de liberación canario», en él se relata cómo el 18 de noviembre de 1975 «un hombre de cincuenta y pico años, que no quiso dar su nombre real» pero que decía operar bajo el nombre en clave de «profesor José Vegueta», se puso en contacto con oficiales estadounidenses de la capital francesa en calidad de «uno de los siete miembros del Comité Central del Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario» (MPAIAC).

Así, actuando bajo el manto de un personaje fabricado (extremo que los verdaderos exdirigentes del MPAIAC consultados en el curso de esta investigación confirman como totalmente falso) dijo a los oficiales que «se había producido una división» en el seno de la organización independentista y que él hablaba «en representación de los tres miembros que aún viven en Canarias pero no de los otros tres que viven en Argel», donde el líder y fundador de la organización, Antonio Cubillo, tenía su sede al amparo del Frente de Liberación Nacional argelino que gobernaba el país y acogía a numerosos movimientos anticolonialistas y antiimperialistas de diversas partes del mundo.

El cable recoge que después de haber dado «una larga exposición sobre la historia de las Islas Canarias», dijo a los oficiales de la Embajada que «en cinco o seis años el archipiélago sería independiente dados sus contactos con africanos y comunistas de todo el mundo». Cabe recordar que esta previsión no era disparatada para la época, dado que poco después, en 1978, el MPAIAC estuvo a un paso de llevar el debate sobre la descolonización de las Canarias a las Naciones Unidas, gracias a que el Consejo de Ministros de la Organización para la Unidad Africana votó a favor del reconocimiento de las Canarias como Territorio No Autónomo, lo cual brindaba una entrada directa al Comité de Descolonización de Naciones Unidas. Un hecho que en Madrid desató todas las alarmas y precipitó el intento de asesinato de su líder, Antonio Cubillo.

Atentos a todo detalle, los oficiales norteamericanos recogían en su informe secreto cómo el «profesor Vegueta» expuso «una visión verdaderamente democrática del futuro de un país no alineado y con una economía mixta». Además, este les advertía falsamente de que los líderes del MPAIAC en Argel preferían «una solución marxista» y se encontraban «preparados para hacer del país un satélite soviético con tal de conseguir sus fines».

¿Quién era?

Finalmente, y ya sin más rodeos, el falso emisario del MPAIAC desveló lo que verdaderamente ocultaban unos planes, que tal y como han señalado los exdirigentes del MPAIAC consultados por este medio, solo buscaban intoxicar y hacer daño al proceso independentista.

Los oficiales estadounidenses lo redactaron así: «Después de subrayar la importancia estratégica de las islas, preguntó si Estados Unidos querría apoyar financieramente a su facción para combatir a soviéticos, argelinos y otros árabes y comunistas…».

Los guanches eran los habitantes originarios de Canarias, que sufrieron un genocidio

A continuación, el tal Profesor Vegueta pidió ser invitado a Estados Unidos para discutir su estrategia, terminando con un críptico: «Podéis localizarme llamando al número 325611 y preguntando por Juan al profesor Kante». Y se esfumó, sin poderse constatar cómo terminó esta invitación a obstruir el camino emprendido por Cubillo gracias al FLN argelino.

Así las cosas, ¿quién era en realidad este profesor Vegueta que buscaba apoyo para estigmatizar y dividir a un MPAIAC del que no hacía parte? Es sabido que Vegueta es el barrio fundacional de la ciudad de Las Palmas, así como uno de los lugares donde la Corona de Castilla dio inicio a la conquista de las Islas Canarias, pero del nombre en clave, «profesor Vegueta», no se halla rastro ni en ningún archivo ni mucho menos a primera vista en el buscador Google. Finalmente ha sido un comunicado interno del MPAIAC, con fecha del 17 de febrero de 1972, y salvado en su día por Mario Albano (un italiano amigo de Antonio Cubillo) el que resuelve la incógnita. Decía así:

«La Secretaría General del MPAIAC comunica a sus camaradas y amigos, a las organizaciones políticas revolucionarias y a las embajadas amigas, que Juan Tavira Golas, apodado José Vegueta, nacido en Las Palmas, Canarias, en 1920, ya no forma parte de nuestra organización. Regresó a Argel el año pasado proveniente de Accra para trabajar en la Secretaría General y le fue encontrado un pasaporte español en regla, expedido por la Embajada de España en Ghana.

Después de una investigación, se descubrió que estaba registrado en el consulado español en Accra con el que mantenía excelentes relaciones. Para engañar a la gente, sin embargo, todavía conserva su título de viaje de las Naciones Unidas como refugiado de la guerra española, un título que ha conservado con el consentimiento de la Embajada de España en Ghana. Fue expulsado de nuestra organización por traición en septiembre de 1971 después de que toda la información fuera comprobada en diciembre de 1971.

Especial 22 de Octubre | ¡Ganemos la Independencia!

Actualmente está siendo remunerado al servicio del gobierno colonialista español. Desde octubre de 1972 trabaja en Madrid para los servicios especiales franquistas. Para obtener más información, póngase en contacto personalmente con nuestra Secretaría General en Argel».

Desvelada la verdadera identidad del «profesor Vegueta», Internet arroja un par de datos superficiales con el perfil de un joven combatiente republicano en las trincheras de Castilla. También un libro autoeditado que lleva por título, ‘Memoria de un ex combatiente republicano’, del que se desprende que al perder la guerra pudo haber escapado de la Comunidad Valenciana rumbo a la Argelia francesa, de ahí tanto su relación con la posterior Argelia (ya independiente) que dio cobijo al MPAIAC como con la Francia por la que pasó antes un Cubillo desencantado con la Unión Soviética y el Partido Comunista de España –tras comprender que nunca recibiría apoyo de la órbita soviética, Cubillo optó por la vía africanista que tenía Argelia como refugio y vivero de innumerables movimientos de liberación nacional–.

Afiliado al PSOE

Por otro lado, y este es un dato importante, Juan Tavira Golas, nacido en 1920 tal y como rezaba la denuncia del MPAIAC, figura en el archivo de la Fundación Pablo Iglesias como afiliado del Partido Socialista Obrero Español desde 1962, un año importante no solo para Argelia (que conseguiría su independencia de Francia) sino en menor medida, también para el futuro del régimen español, pues el actual modelo de Estado se fue configurando a partir de esa fecha, con un príncipe Juan Carlos al que estratégicamente Franco hospedó en la Zarzuela, y una histórica reunión de opositores (a la que el franquismo denominaría como «contubernio de Múnich») en la que el liberal Salvador Madariaga cerró las conversaciones con un profético: «Hoy la guerra civil ha terminado».

De este modo, y sumándose a la política de «reconciliación nacional» iniciada por el Partido Comunista de España ya en 1956, muchos partidos y personalidades que hicieron oposición al régimen iban apuntando hacia una «unidad» que no solo deseaba ser política en previsión de la muerte de Franco, sino también territorial. No en vano, la Junta Democrática que en el ocaso de la dictadura jugó un papel clave aglutinando a importantes sectores de la política –y nobleza– española, tenía como noveno punto la unidad de España.

Fieles a este precepto de «unidad nacional», varios de los más destacados opositores al régimen viajaron hasta Argelia para exigir el fin del apoyo del FLN al MPAIAC. En primer lugar, lo hizo Santiago Carrillo, quien comenzó a exigir el cese de la emisora con sede en Argel, ‘La voz de Canarias libre’.

Antonio Cubillo

Y tras él, los dirigentes del PSOE que dieron la estocada final: Felipe González y Alfonso Guerra. De este último José Luis Espinosa (el hijo de un combatiente republicano que el Ministerio de Interior español infiltró en el MPAIAC para planificar el atentado que casi termina con la vida de Cubillo) dijo que en las negociaciones sobre la compra del gas argelino el Gobierno del PSOE pagó más de la cuenta a cambio de que cortaran definitivamente con toda ayuda al debilitado MPAIAC, hecho que fuera por esto o no, sucedió casi de forma inmediata.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: